Actions

Work Header

Mirando encontré que ....

Chapter Text

La relación de los hermanos WInchester siempre fué muy unida. Dean fué mas que un hermano, mas que un padre, mas que un amigo, lo era todo para el pequeño Sammy. Pero el pequeño dejó de ser pequeño y se convirtió en un adolescente malhumorado, refunfuñon e incluso un poco cruel, no solo con su padre que lo tenia bastante merecido, sino con su querido hermano. Por eso el irse a Stanford lejos de lo que él creia lo ataba a una vida que no queria le daba una sensacion de tranquilidad.

Sam vivió cosas increibles en la universidad, conoció personas con vidas normales que lo hacian pensar en todo lo que no pudo disfrutar de pequeño. Aún con todo eso habia algo que siempre estaba en su mente, Dean. Sam empezó a notar pequeños comportamientos de su hermano que antes no habia visto, cosas que el otro hacia que parecerian normales, pero ahora con todo lo que sabia se daba cuenta que no lo eran. El hecho de darse cuenta de todo lo que su hermano no habia podido tener le carcomia el alma. Dean jamás hizo pataletas, jamas pidió algo para si mismo, jamas fué egoista, jamas fué un niño. Y de adolescente no se metió en problemas como otros, no llegaba borracho a mitad de semana, era mucho mas maduro que la mayoria de personas que ellos conocieron y nunca le hecho en cara a Sam o a su padre el no haber hecho lo que el queria. En realidad, se dijo Sam, Dean jamas dijo que quisiera dejar de cazar, o ir a la universidad, o quedarse en un mejor lugar, o comer algo diferente ... Dean nunca habia pedido tener una vida propia y eso a Sam le dolia, le retorcia las entrañas y dejaba un mal sabor en la boca, porque él si lo habia hecho, el tenia ahora su vida tal como la queria y no habia pensado en lo que dejaba atras. o mas bien, a quien dejaba atras.

Quiso llamarlo, pero que le diria, "Oye hermano estuve pensando en que tal vez querias dejar a papá y la caza y estudiar o montar un negocio o tener novia o casarte y tener hijos..." así que lo dejó estar. Pero cada noche era lo mismo, no dejaba de preguntarse donde o como estaria Dean. Lo habrian herido? Habrian encontrado lo que mató a su mamá? Y si algo terrible le pasó y no lo llamaron a decirle porque pensaban que ya no les importaba?

Pasó una semana mirando de reojo el cajón de la comoda donde sabia estaba el celular con los numeros de su hermano, a veces incluso lo tomaba en sus manos y ....... lo guardaba de inmediato con una pequeña molestia en su pecho.

Esa noche no era diferente, habia terminado un largo trabajo acerca de los derechos humanos en la epoca moderna, habia mirado el cajón cada cinco minutos exactos mientras hacia el trabajo, ahora estaba recostado con Jess a su lado y su mirada seguia fija en el maldito cajón. Cerraba los ojos y veia el jodido cajón, los abria y ahí estaba el maldito cajón, como si le juzgara, "abreme idiota, deja de ser cobarde y toma el jodido telefono, porque en el fondo sabes que algo terrible pasó, sabes que él no será quien conteste, sabes que no volveras a ver esos ojos verdes, esa estupida sonrisa, esas pecas que forman constelaciones, sabes que nunca le dijiste cuanto lo quieres y lo agradecido que estas, sabes que lo perdiste, así que abreme pequeño miedica"

Cuando se decidió por abrir el cajón y que dejara de insultarlo, porque en su mente el jodido cajón lo insultaba con su presencia, escuchó un ruido en el piso de abajo. Se levantó y tomó el bate que guardaba como protección al lado de la cama y se movió por las escaleras con la eficacia del cazador que llevaba dentro. Al llegar al primer piso algo lo tiro al suelo sin poder detenerlo, se posicionó sobre el, cuando se fijo en el atacante lo unico que salió de su boca fué ........