Actions

Work Header

Lucha

Chapter Text

No le gustaba especialmente este lugar.
Era frío, oscuro y engañoso; sin esperanza ni libertad.
Una jaula de oro donde la mayoría de las personas se posaba desde su nacimiento y no sabía, o no le interesaba, salir de ella.
(¿Por qué saldrían de ese lugar cómodo y cálido en el que se sentían seguros?)
Afortunadamente, cada vez eran más las personas que se daban cuenta y salían de esa jaula dorada y paqueña.
Pero eran tan pocas.
···___···
Ella no estaba completamente segura de a que grupo pertenecería.
Según la nueva biología de este mundo lo sabría sobre los 9-10 años y se presentaría definitivamente sobre los 17-18.
Tenía glándulas olfativas en el cuello y las muñecas que comenzarían a soltar su olor definitivo sobre los 9 años. Dejaría de oler a sus padres, a leche y a miel y tendría su propio olor.
Alpha, beta u omega.
Los alphas tenían cuerpos fuertes, altos, conseguirían musculatura fácilmente. Tenían nudos, podían dejar embarazados a mujeres betas y omegas de ambos sexos.
Los omegas tenían cuerpos delicados, eran pequeños y con curvas suaves. Los omegas podían aceptar los nudos alphas con mucha más facilidad que los omegas y ambos sexos tenían útero.
Los betas podían venir de todas las formas y tenían casi la misma biología que un humano normal. Con la excepción de las glándulas olfativas.
Los alphas lideraban, los betas seguían y los omegas obedecían.
Siempre.
(Los privilegiados, los aceptadores y los esclavos)
(Los alphas no tenían porque ser siempre fuertes o liderar, los betas podían destacar y liderar y los omegas no eran esclavos sexuales, son humanos y tienen derechos joder, deben tener la oportunidad de vivir sin que les impongan los deseos de otros en su vida)
Bakugo Katsuki era mujer, tenía 3 años, había renacido en un mundo con una desigualdad de género(o en este caso dinámica) tremenda y casi sin organizaciones para luchar por ello.
Odiaba esta mierda.

Chapter Text

Katsuki conoció a Midoriya Izuku el primer día de pre-escolar.


Era una cosa torpe con una gran sonrisa y rasgos suaves. Ya escuchaba a profesores y niños murmurar sobre como Midoriya sería un omega seguro, porque mira esas mejillas, y esos ojos y esa bonita sonrisa, oh, y mira esa carita y esos rasgos suaves.


Que jodidos imbéciles.


¿No se daban cuenta de la mirada astuta del enano?¿La manera analítica que parecía observar cada movimiento en el aula?¿La ambición brillando en sus venas?
Si tuviera que hacerle caso a los esteriotipos este niño sería físicamente un omega pero, ¿en la mentalidad? Joder, tenía el aspecto de un alpha que triunfaría en la vida.


Jodidos imbéciles de mierda.


Ella sabe que tenía mejillas redondas, ojos rasgados, grandes y bonitos, labios suaves y piel hermosa. Este nuevo cuerpo era muy bonito.


No obstante, en cuanto se vio en el espejo después de conocer sobre las dinámicas supo que tenía el aspecto de un omega, como su padre. Así que hizo lo que mejor sabía hacer, prepararse para lo inevitable.


(Para luchar)


Ella no era muy buena persona, era egoísta, astuta y perseguía lo que quería hasta lograrlo.


(Eres demasiado sincera, eres demasiado directa, escupes demasiadas maldiciones, hazlo más suave, no seas tan honesta, no maldigas).


(Siempre se sintió como la fuerte e independiente bruja)


Ella tenía la personalidad de su madre: una alpha fuerte con un tendencias violentas.


(Pero su madre nunca hizo daño a su padre, ni física ni emocional ni mentalmente. Era una buena mujer, era buena)


Así que su aspecto quedó silenciado en el momento en le que se vio su comportamiento, como hablaba, como actuaba, como jugaba.


Un omega preferiría jugar a las casas en el césped cuidado y bonito, o dentro de una casa hecha a medida para niños, no jugar en el barro o al baloncesto y ensuciarse. Un omega preferiría tragarse su lengua antes de maldecir como un marinero. Un omega no diría que no quería tener hijos en el momento en el que se lo preguntasen. Un omega no diría que no quería casarse nunca. Un omega no desobedecería a las figuras de autoridad, ni tendría las mejores notas de la clase. No sería ruidoso, ni gritaría órdenes.


Porque los omegas eran suaves y obedientes, con cuerpos frágiles, que buscaban formar siempre una familia y les encantaba tener sexo, un omega no podía tener las notas más altas de la clase porque ellos solo servían para hacer el trabajo de la casa, limpiar, cocinar, cuidar de los hijos que ellos habían parido. Su trabajo era obedecer.


Lo otro era un alpha.


Tenían 3 años, los niños se burlaban de los omegas, adoraban a los alphas e ignoraban a los betas a no ser que fueran sus profesores.


Los betas solían ser profesores.


Así que los niños se reían de Midoriya y la adoraban. Se burlaban de su posible dinámica omega (ignoraban sus notas en el segundo puesto y sus grandes calificaciones en gimnasia donde ambos peleaban por el primer puesto) y a ella la adoraban por ser una alpha tan fuerte y lista.


No le gustaba.


Entonces, ignoró a esos extras(porque eso eran, extras, personajes del fondo en la historia, en su historia) y habló con Midoriya.


Era un niño inteligente para su edad. Se notaba que merecía su puesto en la parte superior de la lista, tenía (como ella ya sabía) una obsesión por los héroes y un cuaderno en el que analizaba los héroes que más le llamaban la atención, las peculiaridades de sus padres y las de los profesores.


Era interesante y educativo.


Ahora quería que sus explosiones llegasen ya. Tenía ganas de experimentar y probar algunas ideas con Midoriya.


Y bueno, el tiempo siguió pasando, el curso escolar terminó y comenzó uno nuevo. Su cumpleaños vino y se fue con sus padres y los Midoriyas de invitados (el padre de Midoriya jr. tenía una cabeza de pelo negro rizado, un bronceado bonito y muchas pecas; era un alpha carismático pero suave con su familia y se iría del país en una semana dejando a la madre beta sola con su hijo).


Estaba jugando al béisbol en clase (y sufriendo con ello) cuando ocurrió.
Ella sudaba, tenía el bate en las manos, y una pelota dirigiéndose a una velocidad considerable hacia ella. En el momento en el que el bate conectó con la pelota una explosión salió de sus manos chamuscando el bate y creando un poco más de fuerza en su tiro.


El profesor detuvo el juego, todos la felicitaron por su peculiaridad, la llevaron a la enfermería para una revisión ligera en caso de que se hubiera hecho daño de alguna manera y a esperar a que llegasen sus padres para llevarla a identificar su peculiaridad y escribirlo en el registro.


El profesor le explicó a la enfermera lo ocurrido y luego se volvió hacia ella con una gran sonrisa "Nos veremos en clase dentro de unos días, no te preocupes por los deberes, enviaré a Midoriya a tu casa con ellos." Se dirigió a la puerta antes de darse la vuelta como si se olvidase de algo "Oh, y felicidades por tu peculiaridad, las explosiones son perfectas para un alpha como tú, y más aun si te quieres convertir en héroe"


Evitó mostrar el desagrado por las últimas frases, y creyó que lo hizo correctamente, porque después de un 'Gracias', el profesor se fue feliz.


La enfermera era una mujer tranquila que le hizo unas pocas preguntas sobre las circunstancias de la aparición de su peculiaridad, se aseguró que de no tuviese heridas y luego la dejó sola.


Estaba tirada en la camilla mirando el techo y contando por tercera vez las grietas cuando entraron sus padres en un torbellino de actividad.


Bueno, más bien su madre.


Su padre iba detrás de ella con una suave sonrisa feliz y un paso algo saltarín, su madre llevaba una enorme sonrisa salvaje que enseñaba los colmillos afilados que tenía y un paso rápido y seguro.


Su padre era muy diferente dentro de casa (allí estaba seguro, allí se reía con fuerza, hacía todo el ruido que quería, hacía movimientos bruscos, jugaba con ella a juegos violentos de zombies y aliens. Solo dentro de casa su padre parecía algo más libre. Por eso teníamos tan pocos invitados).


(Su madre también era más libre, también se dejaba mimar, y acurrucarse en el sofá en silencio, leyendo, o simplemente relajándose, le gustaba cocinar platos increíblemente complicados, le gustaba tejer a parte de diseñar la ropa para su empresa a la que nunca le dijo que su marido omega también diseñaba al menos la mitad de la ropa )


(Ella también era más libre allí. En casa podía cantar en voz alta, podía jugar tanto a juegos violentos como podía hacer pasteles de fresas con su madre. Allí nadie esperaba que se comportara como un alpha o como un omega, no tenía que tener miedo de esconder sus pensamientos sobre el sistema en el que vivían porque sus padres concordaban con ella, porque ellos le habían explicado muchas cosas, ellos eran sus padres y eran perfectos en sus imperfecciones)
La llevaron a un especialista de peculiaridades e hicieron varios análisis de ella. Solo tuvieron que esperar un par de horas para seber los resultados: su sudor era nitroglicerina y el resto de sus fluídos(sangre, saliva, orina...) también contenía cierto porcentaje de nitroglicerina que, aunque no podría explotar como su sudor, si que tenía cierto aspecto inflamable.


Era interensante como funcionaba la biología aquí.


El médico siguió hablando "En cuanto a las glándulas de olor no deberían verse muy afectadas, es posible que desenvuelva su olor un poco antes de tiempo, quizás sobre los 8 años". Pasó una página de la libretita que contenía sus resultados, " En estos momentos no podemos saber cual será su dinámica pero en el caso de que sea alpha, lo cual parece indicar su fuerte peculiaridad ofensiva, probablemente tenga un olor a caramelo bastante fuerte añadido a su olor natural y si fuese omega el olor se volvería algún tipo de flor con restos del olor caramelo".


El hombre, un alpha, los miró una vez cerró la carpeta"Es bastante interesante que un niño desarrolle un olor debido a su peculiaridad, aunque no sea ni siquiera el olor de la pubertad; es posible que algunas personas pienses que ya a tenido su primer olor" el hombre pareció dudar unos instantes antes de dirigirse a mi "Tengo que hablar con tu madre sobre unas cosas importantes, ve a la sala de juegos"


Katsuki miró a sus padres, algo sorprendida; ambos tenían cierta desconfianza en sus posturas pero en cuanto su madre asintió con la cabeza se dirigió a la sala.
Desde allí solo podía ver a sus padres hablar con el médico. Su madre parecía algo cabreada mientras su padre intentaba calmarla sin interrumpir la conversación y el médico se movía algo inquieto.


No estubo mucho tiempo en la sala de juegos, sus padres la vinieron a recoger en seguida, ambos con un ceño fruncido en el rostro. No se atrevió a preguntar hasta que estubo en el coche "Kaa-chan, Tou-chan, ¿que dijo el médico?"


Su madre soltó un resoplido furioso y fue su padre quien contestó "El médico indicó que en el caso de que fueses omega te sería difícil tener relaciones sexuales o hijos ya que tus fluídos durante el, ejem, sexo también tendrían nitroglicerina y con mucha fricción podrías lastimar a tu pareja"


"...¿y no habría el mismo problema siendo alpha?" Katsuki estaba realmente confundida, si ella acabase siendo la que 'penetraba' la friccións seguiría existiendo y los fluídos con nitroglicerina también.


"La gente cree que los alphas tienen mejor control sobre sus peculiaridades" explicó con desagrado su padre.


"Y ese hombre de mierda dijo que si eras omega deberíamos dejarte en una casa de cuidado omega" escupió su madre con ira.


Katsuki parpadeó varias veces, en silencio, antes de preguntar, con mucho cuidado "¿Que coño son las casas de cuidado omega?"


Sus padres compartieron una mirada significativa y el silencio volvió unos instantes al coche "La casas de cuidado omega se crearon antes de las peculiaridades, en un principio era para los omegas que tenían algún defecto físico y mental que ninguna familia o posible pareja querría lidiar pero con la aparición de las peculiaridades las casas de cuidado omega evolucionaron a un lugar donde dejar a omegas con peculiaridades incontrolables o posiblemente peligrosas"


"A pesar de lo que dice la sociedad de que los omegas no tienen peculiaridades peligrosas o fuertes" interrumpió su madre con una burla.


"A pesar de eso"


"¿Y que hacen los omegas en esas casas?" Ella sabía que no le iba a gustar lo que le van a decir sus padres, lo sabía, pero necesitaba saber más.


"Allí...allí los omegas se supone que son preparados para ser insertados en la sociedad pero la verdad es que son prostíbulos legales" explicó su padre en voz baja. "Cualquiera, con un permiso que puedes comprar al gobierno, puede entrar y ser voluntario para 'adaptar' a los omegas al sexo siempre que sean lo suficiente tontos como para intentarlo y, como la mayoría de los omegas piensan que son defectuosos, les dejan hacer lo que quieran"


Katsuki estaba aterrorizada, estaba jodidamente aterrorizada y jodidamente iracunda por todas esas personas que eran tratadas con literalmente esclavas sexuales. "¡No quiero ir allí!¡Kaa-chan, Tou-chan no dejes que me lleven!¡Por favor!¡Por favor!" chilló agarrando la manga de su padre, no solía llorar a menudo pero no pudo evitar las lágrimas y los sollozos que salieron de ella.


Su madre aparcó el coche a un lado y su padre se giró hacia ella, Katsuki se había sacado el cinturón al momento en el que paró el coche e intentó pasar a la parte delantera, necesitó ayuda de su padre para conseguirlo.


Agarró un puñado de la camiseta de su padre mientras estaba en su regazo e intentó secar sus lágrimas. Quizás era un poco temprano para entrar en pánico por eso pero había una gran posibilidad de que fuera omega.


"Nunca cariño, no te dejaremos ir a ese horrible lugar, solo las familias estúpidas hacen eso así que no te preocupes" murmuró su madre, tenía su cabeza en su pecho y le dio un beso en la coronilla pero Katsuki seguía jodidamente aterrada por la nueva noticia.


"No iré, no iré, no iré" gimió para si.


Su padre la abrazó con fuerza "Nunca, cariño, nunca"

Chapter Text

Midoriya Izuku tenía casi 4 años y sabía que su amiga era extraña.

La pequeña niña rubia y con ojos rojos era muy bonita, muy bonita.

O al menos lo sería si no se comportara como lo hace.

Ella tenía obvios rasgos omegas que quedaban escondidos bajo una personalidad fuerte y decidida, una típica personalidad de alphas.

Pero el sabía que sería omega, lo sabía.

Pero mamá le había enseñado a no juzgar.

(Ni su mamá ni su papá se daban cuenta del engaño de su nueva amiga pero él esperaba que cuando supiesen que ella era omega no fueran malos con ella).

Así que él se calló y siguió jugando en el barro y a los héroes con ella, siguió llendo al bosque a jugar al escondite hasta al atardecer.

Él siguió a Katsuki como si fuese un alpha.

Él la escuchó contarle sus problemas cuando hacían fiestas de pijama y él le contaba los suyos.

Él la escuchó cuando le contó lo que pasó en el médico, y escuchó sobre las casas de cuidado omega.

Tuvo miedo con ella.

Y se prometió que siempre la protegería.

"¡Yo te protegeré Kacchan!¡Seré tu héroe!"

La bonita sonrisa que floreció en la cara de Kacchan lo hizo sentirse bien."Muchas gracias Zuzu..." la rubia le acarició la mejilla con suavidad, una chispa de determinación floreció en sus ojos hasta una hoguera."Pero soy mi propio héroe, me salvaré yo misma, lo único que quiero es un hermano que me acompañe y ayude en esta aventura, ¿qué dices?¿aceptas?"

Izuku miró la chisma de determinación(oscura, astuta, ambiciosa, fuerte) que brillaba en esos ojos carmesís que algunos de sus compañeros de clase decían que contenían el alma del diablo, miró la postura fuerte de la niña, su seguridad, su sonrisa amplia y esperanzadora, el viento acariciando su cabello rubio y el vestido rojo (casi del mismo color de sus ojos) que reboloteaba a su alrededor. Por unos instantes él vio en quien se convertiría. Vio lo que sería.

Ella no necesitaba un héroe porque ella era capaz de pelear por sí misma.

(No era la omega en apuros que la sociedad enseñaba en los cuentos de hadas)

Pero Kacchan le pedía ayuda, le pedía que fuera su hermano.

Él siempre deseó ayudar a la gente.

(Y ella es su hermana)

"Por supuesto aneki...

 

 

 

 

 

 


Estaré siempre a tu lado"

Chapter Text

La noticia de que Midoriya Izuku no tenía peculiaridad no fue anunciada por los profesores en una especie de burla, ni para que lo tratasen como si fuese una copa de cristal fino.

La noticia de que Midoriya Izuku no tenía peculiaridad simplemente no fue anunciada.

Katsuki lo sabía porque el propio Izuku se lo había contado en una de sus pijamadas y a nadie más.

No lo habían anunciado en el colegio y los registros de peculiaridades no podían ser visualizados por gente ajena a la familia del individuo o aquellos que tuviesen un permiso para esto.

Entonces Katsuki supo que, en otro universo, o fue el propio Izuku el que lo dijo cuando no pudo esconderlo más tiempo o... o fue su yo alternativo.

Pero de todas formas Katsuki se lo tomó con calma. Abrazó al chico llorón y tarareó una melodía antigua hasta que se alejó de ella limpiándose las feas lágrimas de su rostro.

"Lo siento mucho Kacchaaannn"

Katsuki se tomó un momento para pensar en que podría necesitar una disculpa(sin encontrar ningún motivo) antes de preguntar con confusión."¿Por qué pides perdón?"

"No se puede ser un héroe sin peculiaridad, no podré ser un héroe contigo, no podré acompañarte, ni ayudarte" las lágrimas y los mocos comenzaron a caer de nuevo por su rostro y Katsuki suspiró, apretando entre sus brazos de nuevo a Izuku y escondiendo una mueca cuando notó su camiseta mojada.

"Que no tengas peculiaridad no es el fin de tu vida Zuzu" lo apartó de ella y le secó las lágrimas y mocos con un pañuelo de papel."Solo significa que ahora tú tienes que ser tu propio héroe antes de ser el de los demás;" le sonrió ampliamente "Yo me voy a salvar y tú también, tendremos una dura lucha por delante pero nosotros seremos felices y si tienes que ser el primer héroe sin peculiaridades lo serás y serás el mejor, serás el número uno del puto mundo"

Ella dudó por un momento antes de colocar sus dedos en las comisuras de sus labios ya sonrientes para ampliar su expresión "Sin importar cuan terroríficas se pongan las cosas, siempre debes mostrar una sonrisa que diga que estás bien; porque, en este mundo, aquellos que sonríen, son los más fuertes de todos" apartó sus manos pero mantuvo su sonrisa que le hacía cerrar los ojos "Así que sigue manteniendo tu sonrisa, sigue buscando la felicidad, porque tu lucha dará resultados y cuanto más luches mejor"

"Seremos nuestros propios héroes"

 

···___···

"¿!Quieres falsificar una peculiaridad¡?"

"Shh, shh, no lo grites a los cuatro vientos Zuzu" ella intentó callarlo sin mucha suerte.

"¡Pero quieres que falsiquemos una peculiaridad Kacchan!¡No podemos hacer eso!" susurró con urgencia Izuku.

"En realidad podemos hacerlo si queremos, nadie nos lo impide, nadie puede ver tu registro de peculiaridades y nadie puede constatar que no tienes peculiaridad, podemos fingir que tienes una peculiaridad de análisis, o instintos, o inteligencia superior" murmuró de vuelta.

Ella vio a Izuku dudar y moverse de un pie a otro con indecisión."No sé Kacchan, Mamá siempre me dijo que mentir estaba mal y... me dijiste que puedo ser un héroe incluso sin peculiaridad, ¿ya no crees eso?"

Katsuki sacudió las manos delante de ella y negó con la cabeza en negación"No, no, no, ¡no es eso!¡Lo estás malinterpretando!".

"¿Entonces...?".

"Quiero decir..." carraspeó un poco."Sé que puedes ser un héroe sin peculiaridad pero...la gente es muy mala con las minorías Zuzu, se comportan mal, los insultan , los convierten en parias...no quiero que lo pases mal" se encogió de hombros en un suspiró, mirando hacia el suelo con tristeza.

Unos brazos infantiles la abrazaron "Oh Kacchan, sé que no quieres que lo pase mal, que esté triste, pero mentir no me gusta y me haría sentir triste" ella le devolvió el abrazo y se apoyó en él,"Además, si ellos no quieren ser mis amigos no pasa nada porque te tengo a ti aneki y sé que siempre estaremos juntos".

Ella dejó que una sonrisa triste se estableciera en su rostro "Por supuesto otouto, siempre juntos".

Parece ser que algunas cosas del canon se mantiene. Como que se sepa que Izuku no tiene peculiaridades.

Una pena que ella no fuese a aceptar el acoso de su hermano.

Tendría que ser convincente con los matones.

("Serás un gran héroe Zuzu, yo siempre he sido buena mentirosa"

"No seas tonta Kacchan, que seas buena mentirosa no significa que no vayas a ser una heroína genial, lo prometimos, ¿recuerdas?"

"A veces es difícil")

Chapter Text

Tenía 7 años cuando vio por primera vez un héroe en persona.

Tenía 7 años cuando vio a Aizawa Shouta defenderlos a ella y a Izuku de un grupo hombres cuando volvían a casa desde el parque de la esquina.

Llegaban tarde, la noche ya caía sobre ellos y corrían para llegar a casa lo antes posible, pasando por las callejuelas y atajos que conocían.

Ese fue su error.

Las callejuelas estaban oscuras y ellos veían poco, tropezaban bastantes veces con los objectos en el suelo y su velocidad se reducía para evitarlos.

Su otro error fue darse la vuelta cuando llamaron por ellos. "¡Hey niños!"

Katsuki fue la primera en darse la vuelta y ver al hombre, un hombre anodino, vestido con vaqueros y camiseta, lo podrías encontrar perfectamente en medio de una calle normal pero en esa callejuela sus sonrisa parecía algo especialmente espeluznante. Ella dio un par de pasos hacia atrás, agarrando a Izuku por el brazo y arrastrándolo con ella, intentando poner la mayor distancia posible entre ellos."¿Si?"

La sonrisa del hombre se hizo mucho más oscura."¿Qué hacen un par de niños tan bonitos como vosotros por estas calles eh?¿No deberíais estar con vuestras mamaitas?"

Katsuki abrió la boca para contestar pero Izuku llamó su atención con un codazo en sus costillas. Miró hacia el niño, que le indicó, a punto de llorar, hacia el otro lado de la callejuela con un asentimiento de cabeza.

Echó un rápido vistazo hacia allí para ver al menos dos hombres más cerrándoles el paso con miradas siniestras, hombres muy musculosos y de aspecto violento. "Ah, veo que habéis encontrado a mis compañeros son grandes armas de intimidación, ¿no creéis?"

"Desafortunadamente no tienen pinta de solo armas de intimidación" murmuró para si misma acercando más a Izuku a ella.

Katsuki los posicionó para tener una pared a su espalda y ambos lados del callejón a la vista. La pared tras ellos tenía ventanas y muescas perfectamente escalables, pero, a pesar de que ambos jugaban mucho en las ramas de los árboles no tenían la velocidad suficiente para subir y escapar de los hombres. Tampoco sería capaz de impulsarse a ella y a Izuku hacia arriba con sus explosiones al mismo tiempo.

Maldijo en su cabeza por confiar en que no les pasaría nada en el camino a casa, esto ya no era su aldea en su primera vida, era una ciudad donde los villanos existían y no eran solo cuentos de hadas.

"Sois unos niños muuy bonitos, hermosos, estoy seguro de que nos lo podemos pasar bien un tiempo antes de llevarlos a las subastas, ambos son obviamente omegas con esos rasgos tan bonitos, nunca he probado un cuerpo omega antes de su primer olor, quizás su cuerpo se desenvuelva antes como con aquellos adolescentes y tengan su primer calor con nosotros, ¿qué creéis muchachos?" el hombre divagaba constantemente y los miraba de arriba a abajo con ojos lujuriosos. Tenían siete años joder, eran jodidos niños, ¿por qué coño tenían la suerte de encontrarse con pedófilos que trabajaban en la trata de personas?

Katsuki colocó a Izuku tras ella y le habló en voz muy baja, aprovechando el monólogo del hombre "¿Recuerdas cuando probé a volar usando mis explosiones?", un asentimiento rápido de Izuku fue su única respuesta,"Bien, vamos a hacer eso, coge la tapa de ese cubo de basura y a la cuenta de tres saltas, te empujaré hacia arriba lo máximo posible y luego necesito que te agarres a la pared y subas hasta un lugar seguro"

"¿Y-y tú?"

"Serás una gran distracción, yo iré momentos después, así que no te preocupes" ella le envió una sonrisa por encima del hombro que no pareció tranquilizarlo mucho, no obstante ella doblo sus rodillas en preparación mientras Izuku agarraba la tapa apoyada en la pared. "Bien, a la de tres" murmuró "Uno, dos y-"

Antes de que pudieran hacer nada los sonidos de los cuerpos cayendo al suelo hicieron que volviera su atención completa a sus atacantes.

Los dos hombres de un lado ya habían caído al suelo y una figura oscura peleaba contra el hombre al que obedecían los otros hombres. La pelea terminó muy rápido y antes de que se pudiesen entender lo que ocurría la nueva figura apareció frente a ellos.

Ella colocó sus manos apresuradamente en una imitación de la postura inicial de boxea con las manos abiertas para permitir sus explosiones pero la figura solo levantó las manos y se agachó a su nivel."Hey, está bien mocosos, no os haré nada, solo estoy haciendo mi trabajo"

Izuku asomó su cabeza tras ella"¿Eres... un héroe?"

"Soy Erasedhead, un héroe subterráneo, no creo que hayas oído hablar de mi"

Katsuki sintió alivio, este era Erasedhead, ahora podía verlo, tenía las gafas amarillas, la venda extraña en su cuello y el cabello largo. Este era su futuro profesor en U.A. Asintió cortantemente "Gracias por salvarnos, ahora mismo debemos volver a casa"

Aizawa Shota los observó detenidamente. "Los pequeños niños omegas no deberían ir solos por la calle, la próxima vez buscad un alpha para que os proteja, hoy os acompañaré a casa para que nadie os vuelva a atacar" dijo lentamente"Debéis daros cuenta de que los omegas no deben salir de casa después del atardecer, debéis quedaros en casa, ese es vuestro lugar"

Katsuki se quedó congelada, no había considerado la posibilidad de que su futuro profesor creyese en lo que decía la sociedad, no lo había considerado. Había pensado que su profesor le daría igual las dinámicas, que un hombre cínico como él no caería en la trampa de la sociedad. La rabia, la ira, la impotencia le recorrió el cuerpo. "Vete a la mierda hijo de puta, no necesitamos que tus estúpidos prejuicios nos acompañen a ningún sitio, somos niños, no imbéciles" agarró a Izuku y lo arrastró fuera del callejón para alejarlo lo máximo posible de esa influencia negativa "¡Y no nos sigas alpha de mierda!"

Por el rabillo del ojo vio como Aizawa retrocedía como si le hubiesen dado un golpe y sintió una profunda satisfacción.

(Ignoró la tristeza que sentía por una persona que podría se cercana a ella y que estaba encerrada en la jaula de oro).

Chapter Text

"Mamá"

"¿Hm?"

"¿En vez de ir al hospital para mis revisiones podemos pedirle al Tio Dai que las haga?"

Su madre la miró por encima de su periódico inescrutablemente."¿Por qué?"

"Umm" Katsuki se removió inquieta."Porque en el caso de que realmente sea omega un médico del hospital lo escribirá inmediatamente en mi expediente pero el Tío Dai tampoco cree en que las dinámicas te condicionen y si le pido que no lo escriba en el expediente no lo hará"

Mitsuki dobló el periódico con cuidado, la levantó y la colocó en su regazo."¿Por qué no quieres que salga en tu expediente que eres omega?¿No querías luchar contra los prejuícios de la gente y convertirte en la primera heroína omega? Si es que eres omega porque a pesar de lo que pienses aun no lo sabes"

"Si, si, aun no hay nada seguro pero mis instintos pocas veces me han fallado" le murmuró."Y por supuesto que seré la primera heroína omega pero los omegas no pueden entrar en las academias de héroes, por supuesto, puedo ser vigilante, lo cual también sería una bofetada en la cara de las personas pero estaría siempre en peligro por tanto héroes como por villanos"

"¿Y tu idea es esconder tu dinámica?" preguntó su madre con levantando una ceja.

"¿Tienes algo mejor?" le cuestionó a la defensiva

"Antes de nada deberíamos confirmar que hay leyes o normas en U.A. que impidan a los omegas entrar, luego asegurarse de que se observen las dinámicas cuando los profesores revisan los expedientes, así que iremos a preguntar a U.A a preguntar y haremos una exhaustiva investigación sobre las leyes omegas y héroes"

"¿Pero que pasa si pone que los omegas tiene prohibido ser héroes?"

La sonrisa de su madre era simplemente depredadora. "Lo más probable es que los imbéciles del gobierno no creyesen que algún omega querría ser héroe y arriesgar su vida ayudando a otros o que un omega no quisiese ser amo de casa"

"Oh" dijo sorprendida "Tiene-tiene sentido..."

"Por supuesto que lo tiene" respondió arrogante su madre antes de que su sonrisa se atenuase."Pero en el caso de que no puedas ser heroína aquí he estado investigando un poco sobre los lugares más liberales en cuanto a los omegas y..." cogió su teléfono y después de rebuscar unos instantes le enseñó un artículo de hace unos años sobre España y la política liberal sobre los omegas "Podríamos irnos a España y podrías ser una heroína allí, sé que sería un cambio enorme, tendríamos que aprender un nuevo idioma, y la sociedad sería completamente diferente pero es una idea que podemos considerar en la parte superior de las lista después de entrar en Yuei"

"¡Muchas gracias mamá!" chilló dándole un fuerte abrazo "Eres la mejor"

"Por supuesto que lo soy, ahora lee el artículo de las leyes omegas en España"

Katsuki arrancó el teléfono de las manos de su madre y se puso a leer: era un artículo americano donde algunas de las leyes implantadas en España eran alabadas y otras despreciadas pero era interesante si lo filtrabas. Las leyes hablaban de que los omegas tuviesen permiso para trabajar, de igualdad salarial, de permisos de paternidad y maternidad igualitarios, de permisos de heroicidad para todas las dinámicas, de medidas contra la violencia omega, de la existencia de violaciones en los omegas.

Katsuki buscó más sobre España, allí había grupos de lucha contra los abusos a los omegas. Algo así como los grupos feministas de su anterior vida.

Sintió una chispa de placer y alegría en su interior. Cuanto más leía más crecía su sonrisa. "Parece casi perfecto" murmuró. Obviamente había cosas con las que trabajar aun, la sociedad no cambiaba sin más por unas leyes pero según muchos foros España era el lugar más amigable y liberal para los omegas, incluyendo socialmente.

Quería ir allí, quería vivir allí.

Hace mucho tiempo, ese fue su hogar.

Si tuviese que volver estaría bien. Podría aguantar.

Pero, ¿como viviría sabiendo que dejó aquí a Izuku y toda una sociedad tras ella?

···___···

Su padres y ella pasaron dos meses investigando y recopilando información sobre las leyes omegas y sus prohibiciones. Tal y como decía su madre el gobierno japonés no consideró la posibilidad de que un omega quisiese ser héroe.

Fue un mes antes de su décimo cumpleaños cuando su olor cambió.

Su olor infantil y algo dulce por la nitroglicerina se volvió un fuerte olor caramelo con cierto olor a noche lluviosa, sus padres la llevaron al hospital inmediatamente para confirmar su dinámica porque a pesar de lo que había dicho el médico de que siendo una alpha tendría olor a caramelo ni ella ni sus padres estaban seguros de la verdad.

Así que se presentaron al hospital para una revisión.

Un experto en dinámicas tomó una muestra de su sangre y le hizo algunas pruebas antes de irse advirtiéndoles de que los análisis tardarían media hora en procesarse.

Entonces allí esperaron.

Sorprendentemente no tardaron ni media hora. El propio médico que tomó sus análisis llegó corriendo con aspecto estupefacto. Se quedó unos segundos observándola como si no comprendiese algo antes de carraspear y entregarles a sus padres una carpeta con los resultados.

Blablabla, olor, blablabla, posible dinámica por comportamiento, blablabla, análisis, blablabla, rasgos físicos...

Aquí.

Omega.

"Heh, lo sabía" rió por lo bajo antes de dirigirse a su madre."Jódete vieja bruja, ¡te lo dije!¡yo tenía razón!"

"Si, si enana, deja de regodearte" dijo su madre rodando los ojos.

Su padre suspiró con una suave sonrisa"Te llevaremos a un campo de paintball como regalo, sé que te encanta ir allí"

A Katsuki le hizo gracia que sus padres siguiesen su rollo y se comportasen como si le acabasen de dar la noticia de que era un alpha porque el médico parecía a punto de tener un colapso por sus reacciones.

"N-no creo que lo entendáis" tartamudeó el médico"Los omegas son los frágiles, las personas que no pueden hacer cosas violentas, su personalidad y peculiaridad deberían coincidir con su dinámica y no lo hace" se pasó una mano por el pelo "Esto-esto es simplemente incomprensible"

"No sé a que te refieres, mi jodida dinámica no va a condicionar quien soy y como me comporto" escupió con desagrado.

El hombre dio un par de pasos hacia atrás sin saber como serponder, según su olor era un alpha y lo más probable es que nadie fuera de otros alphas le hubiera desafiado de esta manera.

Sintió una profunda satisfacción.

Clavó sus ojos con fiereza en el hombre, retándolo a decir algo.

No lo hizo.

Pero si habló con sus padres.

A los cuales volvieron a mencionarles las casas de cuidado omega.

Lo que causó una respuesta cortante y grosera de su madre y una sonrisa fría de su padre.

Ah, el amor familiar.

Chapter Text

Volver a la escuela después de su primer olor fue sorprendentemente...normal.

Su olor no se parecía al que típicamente consideraban omega así que todos pensaban que era un alpha.

El hecho de que comenzara a ejercitarse cada vez más en preparación para su posible entrada en U.A solo los convencía más, después de todo, ¿cómo un omega podría estar tan en forma?

(Y sin embargo ella sabía que su cuerpo no conseguiría musculatura tan fácilmente como los alphas: después de todo, siglos de inactividad de los omegas desencadenaron a una evolución de sus cuerpos más bien insatisfactoria en cuanto a la musculatura).

Pero cambiemos de tema. Hoy iba a U.A a preguntar si los omegas podían asistir al curso de héroes.

Hoy se decidiría su futuro.

"Mamá"

"¿Si mocosa?"

"Estoy nerviosa y tengo miedo, ¿que tal si vamos a por una hamburguesa en vez de a U.A?"

Su padre se rió desde el asiento del acompañante"Un poco tarde para echarse atrás, ¿no crees?"

"Nunca es demasiado tarde" respondió con una cara seria antes de resoplar y inclinar su cabeza hacia atrás. El techo de su coche era de un gris aburrido. No le gustaba.

Miró al exterior. Era un bonito día, el sol brillaba, hacía calor y una suave brisa fresca balanceaba las ramas de los árboles.

La Academia de Héroes brillaba a la luz del sol un poco más adelante en el camino.

Los estudiantes aun estaban entrando e sus aulas, algunos de ellos los observaron con curiosidad, otros simplemente los ignoraron.

La oficina del director estaba en el primer piso, no tardaron mucho en llegar allí.

Llamaron a la puerta.

Una voz algo aguda les invitó a entrar. El director Nezu era muy pequeño y realmente parecía una mezcla de varios animales.

Ni ella ni sus padres se detuvieron ante su aspecto, habían venido preparados y sabían a lo que se enfrentaban.

"¿Té?"

"Si, por supuesto" asintió su padre.

Su madre por otro lado tuvo que esconder una pequeña mueca, ella sabía que Mitsuki detestaba cualquier tipo de té. "No, gracias"

Katsuki lo consideró por unos instantes pero no tenía sed ni ganas de té. "No, muchas gracias"

Hubo silencio durante unos instantes mientras Nezu se servía el té a él y a su padre.

"Bien, ¿en que puedo ayudarlos?" cuestionó el director dando un sorbió de su té.

"Nuestra hija quiere asistir a U.A" dijo directamente su madre.

Nezu levantó una ceja, de alguna manera, y la miró de arriba a abajo."¿Con su edad?"

"No" fue rápido en contestar su padre."A los 15 años, como todos los demás niños pero el problema es..."

Katsuki interrumpió con un ceño fruncido."Que soy omega y no hay héroes omegas ni sabemos si les permitís asistir al curso heroico"

"Ya veo" El director se reclinó hacia atrás, acunando su taza de té."No es una petición que oigas todos los días, la verdad, es...más bien peculiar"

"Entenderemos si no me permite asistir" contestó secamente Katsuki.

La mirada de Nezu fue analítica."¿Cuales son tus otras opciones si no te permito asistir?"

Esta vez fue su madre quien contestó."Nos iríamos a España, allí los omegas tienen muchas más libertades y le permitirían ser heroína sin nada en su camino"

"¿Y por qué no irse ya?¿Qué motivo tenéis para quedarse si España parece tan buen lugar?"

"Bueno, está más cerca de casa que España" respondió sarcásticamente su madre.

Ella puso los ojos en blanco antes de contestar más seriamente."Mi primera opción es quedarme aquí porque quiero demostrar a la sociedad japonesa que los omegas no son siempre amos de casa, deseando ser follados y parir, que los alphas no son puro músculo, siempre líderes y siempre los fuertes en las relaciones, que pueden llorar, que los betas no son una puta pared de fondo que solo saben obedecer órdenes" se cruzó los brazos y miró a los ojos del pequeño director desafiante."Quiero cambiar las cosas, mejorarlas, ayudar a la gente, yo no puedo quedarme callada sabiendo que hay tal desigualdad entre dinámicas"

"¿Y crees que siendo una heroína lo lograrás?" Nezu parecía desinteresado, casi aburrido, reclinado contra su estúpida silla en su puto tamaño diminuto.

Ella resopló, esto se sentía como una absurda prueba."En la época actual los héroes son las personas más mediáticos de la sociedad, millones de personas escuchan lo que dicen; si los héroes no existiesen y ser actriz fuese la manera más fácil de llegar a una gran multitud de personas, sería actriz"

"Veo" respondió cortantemente el animal humanoide. Todo se mantuvo en silencio entonces, mientras ella y Nezu tenían un concurso de miradas unilateral.

Katsuki no aguantó mucho más y dejó que una mueca violenta se asentase en su rostro."Bien, si no puedo asistir aquí al curso de héroes me buscaré la vida"

"No he dicho que no pudieses" interrumpió el ratón-oso-algo.

"¿Entonces porque no dices nada? Da a entender que yo dando un monólogo sobre mis razones para ser una heroína no importan" escupió.

"¿Por qué es una opción España si quieres ayudar a la sociedad japonesa contra los prejuícios de las dinámicas?" cuestionó sin responder a su pregunta.

Katsuki se reclinó en su silla, algo sorprendida por el cambio de tema abrupto pero no perdió el tiempo en responder."Sería más difícil pero podría volver a Japón después de hacer allí el curso de héroes, tengo nacionalidad japonesa y los héroes omega no están prohibidos en papel, solo es socialmente mal visto que un omega trabaje fuera de casa"

El director de repente le envió una amplia y contenta sonrisa."Nunca he entendido las dinámicas, soy un animal, no un humano, en el momento en el que te quieras inscribir en U.A tu dinámica no será un problema, de hecho, no suelo observar las dinámicas de los nuevos alumnos a no ser que haya algo pertinente al respecto".

Katsuki abrió la boca, sin saber qu responder, pero el director volvió a hablar."Espero ver tu expediente en 6 años Bakugou Katsuki, tu futuro como heroína parece prometedor"

Chapter Text

La buena nueva de que podía entrar siendo omega fue celebrada con una generosa fiesta entre su familia y los Midoriyas, el rpopio Izuku se había presentado como un alpha dos semanas antes.

Su relación no cambió especialmente. Aunque los matones ahora habían dejado de joder gracias a la mezcla de ayuda de Katsuki y la presentación de su dinámica.

Al menos un 60% de los extras de su clase eran betas, lo que estos siempre habían despreciado. Un 30% eran alphas y ella y una niña que se sentaba en la parte trasera de la clase eran omegas.

No es que la gente supiese su dinámica, la mayoría de las personas sacaban su dinámica de suposiciones y rumores.

Las dinámicas se habían vuelto de repente algo enormemente condicionador en su vida. Los niños imitaban cada vez más a los adultos, los betas que habían sido líderes de clubs abandonaron sus puestos y se lo cedieron a alphas por no creerse lo suficientemente buenos y, en lo relativo de los omegas, tanto betas como alphas los trataban con tonos condescencientes y paternalistas, como si no supieran que era bueno para ellos y la mayoría de los omegas del instituto(los que quedaban de su edad o superior que no habían sido enviados ya a casa a er esposas/os) se doblegaban fácilmente ante las órdenes que les daban.

Y hoy, la chica omega de su clase, una cosa callada y seria, declaró que quería ser abogada.

La mayoría de la clase se rió y los alphas de su clase, exceptuando a Izuku y un chico tímido, se habían acercado durante el descanso para burlarse y enfermar a la niña de su olor alpha.

La aula apestaba, Katsuki se adelantó con la intención de mandar a la mierda a todos esos extras molestos cuando la chica se levantó de golpe, le dio una bofetada a uno y agarró a otro por el pelo para después golpearlo contra la mesa. No lo dejó inconsciente pero si quedó aturdido durante varios minutos.

Ella rió mientras veía a los alphas quedarse rígidos por la sorpresa.

Esta chica le gustaba.

Nadie hizo especial caso a su carcajada jadeante excepto por Izuku que le envió una sonrisa divertida y algún extra de la clase que parecía pensar que ella, la alpha de la clase(¡no alpha!) pondría en su sitio a la chica omega.

Dejó de reir cuando vio que los extras que acosaban a la niña habían puesto más fuerza en su olor y se acercaban con aspecto enojado a la muchacha.

Katsuki se interpuso entre los imbéciles y la chica con una sonrisa demoníaca. "Bueno, bueno, que tenemos aquí..."arratró suavemente "Un grupito de extras que piensan que pueden comportarse como les salga en gana" se inclinó hacia ellos."¿Quién coño creeis que sois para hacer eso?"

El que parecía el líder del grupo, un chico con una peculiaridad con dedos largos, consiguió tartamudear algo."L-la omega c-cree que-que pued-de ser ab-abogada, todo el mundo s-sabe que los omegas solo son buenos para ser follados."

El chico parecía tan inseguro al principio de su intervención que casi le dio pena tener que mandarlo a la mierda. Hasta que dejó de tartamudear y comenzó a hablar con seguridad las tonterías que se tragaba desde niño."Mira estúpido extra" comenzó con un deseo aplastante de hacerle tragar sus palabras."No creo en la superioridad de algunas dinámicas sobre otras, es decir, para mi los alphas están en la misma puta escala que cualquier otra dinámica" se burló, sonriendo de satisfacción por la cara de horror en la cara de casi toda la clase."Entonces, como vea a alguien de esta clase-no, de esta escuela, tratar a alguien como inferior por su jodida dinámica podéis estar seguros de que explotarán" pasó su pie por detrás del tobillo del líder durante ese momento de estupefacción y tiró con fuerza para que cayese al suelo, colocó su pie en el estómago del chico ahora con un ceño fruncido."Aquí quien manda soy yo, ¿lo entiendes enano? Ya puedes ir extendiendo mi puta palabra porque a partir de ahora será jodida ley en esta escuela". Apartó su mirada del extra en el suelo para mirar al resto de la clase"¡¿Capichi?!"

"¡Si, señora!"

Después del coro de asentimientos general de la clase ella dejó que una sonrisa agradable adornase su rostro"Dispersaos, aun tenéis 20 minutos de descanso" la alumnos menos Izuku comenzaron a salir, la chica que había defendido no parecía saber si irse o quedarse, se dirigió a ella, "Tú quédate"

Su asiento asignado estaba colocado justo en frente de Midoriya, se sentó en si silla a horcajadas, con el pecho pegado al respaldo de la silla. La chica acercó una de las sillas cercanas a ellos con su propio bento en mano.

Ella se sentó y fue directa al grano."Ambos sois muy diferentes a los alphas normales, sobre todo tú Bakugou, después de el numerito que acabas de causar no estoy muy segura que pensar"

Katsuki inclinó la cabeza a un lado"¿Crees que me meteré en problemas?"

Dos voces sonaron al unísono"No"

Katsuki sonrió."¿Por qué?"

La chica abrió la boca para contestar pero Izuku ya había comenzado a hablar."Porque tienes a todos y cada uno de los profesores metido en el bolsillo, incluido el director"

"¿Y los padres?"

"Solo algunas personas se atreverán a contarle a sus padres tal desafío al sistema de dinámicas establecido por miedo a lo que dijiste, mucho menos siendo del líder y si lo hacen es probable que los padres crean que dicen tonterías"

Katsuki se giró hacia la chica."¿Cuáles crees que son los motivos por los que no me meteré en problemas?"

La chica fue rápida en contestar."Eres un alpha, el alpha líder"

"Ñeh, falso" se metió algo de arroz en la boca.

La chica parecía estupefacta."¿Perdón?"

Katsuki tragó y se inclinó hacia delante."Te contaré algo: soy omega"

La chica tartamudeó palabras incontextas durante unos minutos durante los cuales Izuku y Katsuki aprovecharon para comer su bento. Cuando pudo hablar correctamente mitad de su bento ya había desaparecido."¡Pero eso no tiene sentido!¡Eres un alpha!¡Todos lo dicen!¡Todos lo saben!¡Desde que éramos niños!"

Katsuki refunfuñó por lo bajo antes de contestar."Yo nunca dije que fuese alpha, toda la escuela lo supuso desde que era pequeña, cuando llegó mi olor y no era algo super-dulce como parecen creer que todos los omegas deben tener, todos supusieron que era alpha, otra vez"

"Pero toda la familia sabía desde el principio que Kacchan era, posiblemente, un omega" interrumpió Izuku mientras mordisqueaba un trozo de pollo.

"¡Pero... no es posible que un omega sea el alpha líder!" contradijo, la chica parecía tener una crisis existencial.

"Mi posición en la escuela solo demuestra que el liderazgo no tiene nada que ver con las dinámicas" contestó suavemente.

La chica enredó los dedos en su cabello negro con desesperación."¡No puedo creerlo! La alpha líder...¡una omega!"

"Si mocosa, una omega, deja de perder la cabeza" murmuró mientras masticaba un trozo de patata.

La niña de repente la miró con intensidad."¿Por qué no has aclarado cual es tu dinámica? ¿Por qué no has defendido a los otros omegas?"

Katsuki la miró como si estuviese loca."¿Quieres que diga cuál es mi dinámica?¿Quieres que me envíen a una casa de cuidado omega? Porque eso es lo que harán cuando sepan que soy una omega, que me comporto como un 'alpha' y que mi peculiaridad son las explosiones" La chica parecía avergonzada, todos los omegas habían escuchado cuentos de terror escondidos tras dulces palabras sobre las casas de cuidado omega."Y en cuanto a no defender a los omegas de toda la escuela... bueno, necesitaba ser la líder de todos los extras antes de hacer nada o me comerían con su arroz, pero no te equivoques" calló a la chica cuando vio que parecía a punto de cuestionarla de nuevo."Siempre he protegido a todos los omegas que podía en el instituto, no lo sabes pero antes de mi llegada los abandonos de omegas por 'incapacidad mental' eran mucho mayores, dicho de otras palabras: abuso mental y emocional hasta la depresión u fuerte ansiedad de los omegas"

Cerró la boca con un fuerte clack.

Katsuki le sonrió."Y tú...eres especialmente interesante", se inclinó hacia ella y la señaló con los palillos."Me gustas, pasarás una semana con nosotros, si me sigues gustando al final... serás la tercera al mando"

"Acuérdate de mantener nuestro pequeño secreto"

El timbre sonó.