Actions

Work Header

Classicus

Work Text:

Dijeron que cuando despertara del híper sueño en la nave espacial, todo sería igual de bueno que como antes de que nos viéramos obligados a abandonar la Tierra, luego de ese gran desastre nuclear, provocado por algo que «salió mal» —así lo vendió el gobierno mundial, excusándose con palabras más rimbombantes y misteriosas que un simple encogimiento de hombros y un «oopsis»—, pero, cuando lo hago, mucho antes de lo programado, lo que veo al otro lado del cristal de mi cámara, del tamaño de un ataúd arcaico, es una criatura terrible, oscura y extraterrestre, que respira dejando una espesa capa de vaho justo en el punto debajo del que se encuentra mi cara.

Tiene muchos dientes y ningún ojo que pueda vislumbrar, pero es obvio que sabe que estoy aquí y que me quiere alcanzar.

No es una visión agradable apenas reaccionar y el corazón me da un doloroso vuelco en el pecho, que se siente acalambrado, igual que si hubiera recibido una descarga eléctrica.

Puedo ver el destello de llamas a lo lejos, escuchar gritos… y sonidos que parecen un crunch húmedo; zumbidos de cables rotos y golpes mecánicos de las máquinas que han dejado de funcionar. Hay humo en todas partes.

Colas negras y gruesas latiguean en todas direcciones igual que tentáculos con vida propia y las criaturas que se infiltraron a la nave producen un sonido sibilante al andar y jadear.

La garra de la que está frente a mi cámara comienza a aporrear el vidrio, que se cuartea ante la violencia, sin esforzarse siquiera por darme el mínimo de protección. No tengo a donde escapar y mis músculos tampoco dan señal de querer moverse, paralizados por el horror y el brusco despertar, así que, en caso de haber un sitio a donde ir, de todas formas no podría.

Bueno, es obvio que, por segunda vez en mi vida, algo salió terriblemente mal, pero al menos sospecho que no habrá una tercera.

El cristal se rompe.