Actions

Work Header

Unilateral.

Chapter Text

Luke estaba solo en su habitación, envases de licor regados por todo el lugar hasta que escuchó la puerta abrirse. Y lo vió.
—Percy...—Susurró.
—Luke–. Percy solo le devolvió la mirada hasta que sonrió—¡Felicidades!—. Empezó a caminar hacia él y Luke, por instinto, retrocedió.
—Has inventado un nuevo tipo de estupidez. "Un daño que no puedes deshacer". Ese tipo de estupidez. Un "Abrir la caja de Pandora", así de estúpido—. Entre más hablaba, Luke sentía más vergüenza de sí mismo y un poco de enojo aunque sabía que tenía merecido esto.—Repasemos:—Percy se sentó en una de las sillas de la mesa, mientras seguía mirando a Luke. En su voz se escuchaba una burla cruel, de alguien que cree que el otro es increíblemente estúpido y Luke no lo negaría. Percy apoyó una pierna sobre la otra y empezó a enumerar con sus dedos.—Tomaste un rumor que una, o tal vez dos personas conocían y lo desmentiste compartiendo un amorío del que nadie te acusó. Te supliqué que te tomaras un descanso, te negaste.—La sonrisa de Percy creció, como si estuviera rememorando un suceso gracioso y no la caída de la reputación de Luke y su matrimonio.
—Tienes tanto miedo a lo que tus enemigos podrían hacerte. ¡Tú mismo eres el único enemigo ante el que pareces perder!—Percy se levantó de la silla y, con paso lento, volvió a acercarse a Luke. Esta vez, no retrocedió.—¿Sabes por qué Jason puede hacer lo que él quiere? ¡Él no responde ante burlas infantiles!—Percy lo vió impasible, calculando que tan arrepentido estaba en realidad. Luke creyó ingenuamente que había terminado, pues ya no vio esa sonrisa en él pero se equivocó. Continuó.—Así que sí, ¡felicidades!
—¡Percy!—Trato -inútilmente- de calmarlo. Percy solo levantó una ceja y siguió.
—Redefiniste tu legado, ¡felicidades!—. Esa sonrisa seguía ahí, fastidiando su ser. Y, en un acto de coraje -o estupidez- Luke se defendió:—¡Fue un acto de sacrificio político!
—¿sacrificio?—En su voz se escuchaba una mezcla de confusión y sorpresa. No se es escuchó nada hasta que Percy empezó a reír, una risa de incredulidad que llenó la habitación y hacía eco. Después de un rato, se calmó; Percy susurró:—Languidezco en un matrimonio sin amor en Londres, vivo solo para leer tus mensajes. Te veo y pienso: "Dios, ¿qué hemos hecho con nuestras vidas y qué conseguimos?"—Percy se quedó mirando la pared atrás de él, con la mirada perdida. Sumergido en sus recuerdos.—Eso no borra las lágrimas o los años a distancia, pero estoy de vuelta en la ciudad y he venido a quedarme. ¿Y sabes qué vine a hacer?..
—Percy...—Luke estiró su mano, intentando tocar el hombro de Percy para sacarlo de su trance pero este reaccionó de manera brusca y golpeó su mano, mirándolo con asco.
—¡No estoy aquí por ti!—Le gritó, volviendo su mirada fría y seria, intimidando al otro.—¡Conozco a Annabeth tan bien como me conozco a mí mismo! Nunca encontrarás a alguien tan fuerte o tan amable... y hace un millón de años ella me dijo: "éste es mío"—Ls mirada de Percy volvió a cambiar, al igual que su sonrisa. Parecía ser una antigua felicidad que se transformó en tristeza lo que se expresaba en su rostro.—Así que me hice a un lado, ¿sabes por qué?—Al pronunciar lo último, determinación dominó su voz y cuerpo.—¡Amo a mi hermana más que a nada en el mundo! ¡SIEMPRE ESCOGERÉ SU FELICIDAD ANTES QUE LA MÍA! ¡Annabeth!—Las palabras de Percy lo dañaron incluso más que antes, recordó como este chico protegía a Annabeth de todo de una manera tan sutil y como antes no podía entender sus decisiones de poner antes a los demás que a él. Pero, mientras más pensaba eso, se daba cuenta que era parte de su encanto. Y ahora estaba frente a un encanto abrumador de eso.
—¡ES LO MEJOR QUE HAY EN NUESTRAS VIDAS!—Percy le gritó, mientras golpeaba su pecho haciéndolo retroceder.—¡ASÍ QUE NUNCA PIERDAS DE VISTA QUE HAS SIDO BENDECIDO CON LA MEJOR ESPOSA!—Tomo aire, seguramente para seguir gritándole.—¡FELICIDADES!—Tomo el cuello de su camisa y lo acercó a él, sus narices tocándose y los ojos de Percy destellando llamas verdes de odio.—¡Por el resto de tu vida, todos los sacrificios que hagas serán por mi hermana, dale la mejor de las vidas!—Los ojos de Percy se llenaron de lágrimas y lo tiró, haciendo que cayera en el piso. Mirando hacia el rostro de Percy, siendo una fuente de lágrimas llenas de tristeza, odio e impotencia.
—Felicidades—fue lo último que pronunció, caminó hacia la la puerta del lugar y se fue. Nunca miró hacia atrás.

Luke se quedó solo, en el suelo, destruyéndose totalmente.

Ah, Percy nunca lo volvió a mirar de aquella forma que adoraba.